Sobre Berlín

Berlín – Una Metrópoli en Transición

Ninguna otra metrópoli clásica europea vio tantos trastornos históricos dramáticos en una secuencia corta como Berlín. Ninguna otra capital ha cambiado su cara tantas veces, tan rápido y tan eficaz, como la ciudad en los rios Spree y Havel.

Hoy en día Berlín es otra vez una oasis cultural, casi imposible de evitar en un viaje por el viejo continente.

https://en.wikipedia.org/wiki/Berlin_Anhalter_Bahnhof    1900
Desde la estación de ferrocarril más grande del continente europeo fueron deportados residentes judíos al gueto de Theresienstadt.  Foto: Jean-Pierre Dalbéra
Anhalter Bahnhof
Ruinas del término de ferrocarril Anhalter Bahnhof en Berlin-Kreuzberg    2017

El establecimiento fue fundado a finales del siglo XII en un vado que sirvió a partir de 1415 como asiento del  principe elector de Brandenburgo. Durante unos 500 años la familia noble de los Hohenzollern gobernaba aquí – primero el Margraviate de Brandenburgo y a partir de 1701 el Reino de Prusia y en 1871 el recién fundado Imperio alemán.

A través de la fundación del Imperio, la tranquila capital de Prusia llegó a ritmo impresionante a la metrópoli. El número de habitantes casi explotó: en 1877, Berlín era megaciudad, en 1905, ya se ha superado la marca de 2 millones.

El auge económico de la Gründerzeit (era de la industrialización) se refleja claramente en el paisaje urbano: magníficos bulevares, barrios nobles y espléndidos edificio, bancos, templos de grandes almacenes y hoteles fueron construidos y compitierón con sus fachadas adornadas por la atención de los paseantes. Cada vez se construyeron más alto y más denso. Edificios representantes resonaban por todo lo alto del Imperio. Los transporte motorizados (todavía no existían furgonetas/camionetas para pasajeros) desplazarón los tardos vehículos tirados por caballos para el transporte de las masas a través de la ciudad creciente.

Después del final de la Primera Guerra Mundial y de la monarquía alemana en 1918, Berlín experimentó un nuevo auge cultural y espiritual. En los Felices Años Veinte, la capital alemana, con una población de 4 millones, fue una de las ciudades más grandes del mundo y fue muy admirado como campo experimental del arte moderno. En la entonces más importante ciudad de Alemania fueron desarrolladas las principales inovaciones técnicas, cuales siguen siendo necesarios para la vida cotidiana de hoy en día.

La vitalidad y el liberalismo de la República de Weimar fue tomada de la ciudad precipitadamente cuando en 1933 los Nazis tomaron el poder en Alemania y establecieron su reinado del terror (capital del mundo Germania). Después de la Segunda Guerra Mundial, en la que Hitler había conducido el país, Berlín fue un desastre y en gran parte destruido. Este nuevo punto de inflexión en la historia de la ciudad marca el comienzo de la amarga Guerra Fría, en la cuál Berlín fue dividida en sectores por las grandes potencias y partida en 1961 por el Muro en dos mitades de la ciudad completamente diferentes. Se convirtió en una ciudad de primera línea entre las dos potencias mundiales. 

La ciudad de Berlín dividida
La ciudad de Berlín dividida

Después de la revolución pacífica en la RDA y la reunificación de Alemania, se presentó la ciudad como Fénix de las cenizas. La decisión en 1991, de ampliar Berlín a la capital, sin precedentes desencadenó un auge de la construcción, cuál cambió profundamente la vida y la imagen de la ciudad. Espectaculares edificios nuevos fueron construidos en el centro de la ciudad. Lugares de fama mundial que parecían perdidos para siempre a través del Muro de Berlín se podían construir de nuevo. En la Pariser Platz y la Potsdamer Platz, unas tierras baldías en el Muro, la vida late como nunca antes. Berlín es fascinante, vivaz e internacional, pero también hip(ster) y quizás por eso caro que nunca. ¡Solamente pocos residentes sacan ganancias de la gentrificación persistente y del creciente turismo de masas absurdo!

 

Hace algunos siglos, en los Grandes Tours (viajes educativos por Europa) y durante el período romántico, los aristócratas, la alta burguesía, más tarde también artistas e intelectuales experimentaron Berlín.

Ahora descubre tú con nosotrosen minivan – la transformación radical de la ciudad y los cambios asombrosos que Berlíny sus alrededores agradables – ha sometido durante el turbulente siglo XX y al principio del nuevo milenio.

 

¡Ven y van con VANSATION!